Con la llegada de agosto casi todos ya tenemos reservadas un par de semanas de vacaciones bien merecidas después de todo el esfuerzo acumulado a lo largo del año. El descanso es importante para cargar pilas y generar nuevas ideas.

Aunque para descansar necesitemos respirar un poco, no es bueno “desconectar” del todo. Hay tareas y responsabilidades que siguen su marcha y nuestros perfiles en social media siguen accesibles, aunque sean vacaciones.

Lejos de suponer un engorro, agosto puede suponer un mes perfecto, lleno de oportunidades para engrasar los engranajes de nuestras redes sociales y hacer que todo siga marchando como la seda.

Misma comunicación, diferente contexto

Desarrollar un tono de comunicación y asentarlo en base a una narrativa que se desarrolle semana a semana con nuestras publicaciones es algo que requiere tiempo, dedicación y paciencia.

Interrumpir ese esfuerzo en agosto no es una buena idea, ya que podemos perder parte del camino andado. En su lugar, podemos aprovechar el contexto de verano y vacaciones y contextualizar nuestras publicaciones con esa temática.

El momento de experimentar

Ir al día de todas las fechas importantes, de nuestras promociones, lanzamientos y demás contenidos que alimentan nuestros perfiles, puede llegar no solo a ocupar nuestro tiempo, sino todo nuestro timeline.

Con la llegada de agosto la intensidad de publicaciones puede reducirse y, por tanto, podemos experimentar con nuevos formatos que nos ayuden a ofrecer una novedad significativa a la vuelta de las vacaciones.

Haciendo los deberes

Estar en agosto, con el aire acondicionado a tope, no nos invita demasiado a pensar en el frío procedente de las Navidades. Parece una fecha demasiado lejana como para que empecemos a preocuparnos por ella.

Sin embargo, nunca está de más preocuparse y adelantar trabajo. Las cosas, con tiempo, salen mejor. Si comenzamos ahora a plantear nuestra estrategia para las Navidades, llegaremos a tiempo a nivel de contenidos y diseño. ¡Nunca es demasiado pronto!

Poniéndonos al día

El trasiego y el bullicio del día a día impide muchas veces que tengamos el tiempo suficiente para cuidar de los pequeños detalles en nuestros perfiles sociales. Al final, vamos rellenando una lista de cosas pendientes para hacer que puede llegar a ser kilométrica.

Seguramente tengamos algunos mensajes pendientes de contestar, actualizar nuestras fotos de perfil y de portada, actualizar el horario, el teléfono o la dirección si nos hemos mudado… Ahora que el ritmo es un poco más calmado, siempre es bueno echar un vistazo y actualizar todas esas cosas pendientes.

Ganando reputación

A lo largo del verano, fruto de esta relajación y desconexión, mucha gente tiende a descuidar sus canales sociales, confiándose en que podrán ponerse al día de todo cuando llegue el mes de septiembre y el ritmo vuelva a la normalidad.

Para ganar puntos enteros frente a nuestra competencia, podemos demostrar que, aunque sea verano, seguimos estando al pie del cañón y atentos ante cualquier asunto que podamos ayudar a resolver.

El momento de los expertos

Aquí te hemos apuntado solo alguna de las muchísimas cosas que se pueden hacer a lo largo del mes. Es importante mantener una rutina de trabajo y que, en nuestra estrategia de comunicación, no haya parones.

Por eso, si realmente quieres hacer las cosas bien, tal vez sea el momento de ponerte en contacto con expertos en Social Media que lleven a cabo todo el trabajo de la forma más eficiente posible, algo a lo que estamos muy acostumbrados en Tenredo 😉

Mientras te lo piensas puedes descargar gratuitamente nuestro ebook “El marketing digital en la nueva era Postcovid-19”