El Metaverso es la próxima gran revolución digital y social. Un concepto que pretende entrelazar el mundo físico con las nuevas tecnologías y que cambiará la manera en que las personas interactuamos, nos divertimos, vamos de compras o hacemos cualquier actividad del día a día.

Pues sí, “el metaverso”, un espacio que hemos imaginado en libros de ciencia ficción o visualizado en películas del mismo género, está a punto de hacerse realidad. Pero no sólo en la forma de mundos de fantasía y utopía a los que nos ha acostumbrado la ficción (reflejo de ello es la película Ready Player One), si no en un espacio como la vida misma. Nos adentraremos en una realidad paralela perfectamente conectada con el mundo físico e incluso quizá, indistinguible.

Los gigantes tecnológicos, como Facebook o Apple, ya están invirtiendo en las herramientas necesarias para crear este mundo virtual. Una gafas de realidad virtual, unos auriculares y algunos sensores manuales, serán lo único que nos hará falta para vivir una realidad alternativa a la nuestra. Una en la que podremos llevar a cabo nuestras actividades cotidianas como trabajar, jugar o quedar con amigos, e incluso, lo que más nos interesa a nosotros, hacer negocio en y con él.

Este mundo pretende ser más cercano, inmersivo y humano que todo lo que hemos visto hasta ahora en concepto de espacio virtual. Tanto es así que nos permitirá interactuar con personas que se encuentran a miles de kilómetros, mirándonos a nuestros ojos virtuales y percibiendo las expresiones faciales como si estuviésemos a pocos centímetros, terminando con las dudas sobre el tono de los mensajes de whatsapp o correos electrónicos 😂.

Sí, sí, parece increíble, pero se trata de la revolución digital más sorprendente que hemos vivido hasta ahora y probablemente el mayor cambio en cómo nos relacionamos desde la época de las cavernas. La forma en la que vemos la vida y realizamos nuestras tareas dará un vuelco, tanto a nivel personal como profesional para muchos negocios y sectores. Así pues, la pregunta que nos acecha es, ¿cómo será la publicidad y la adaptación del marketing en este “nuevo mundo”?